Que es Mango Africano

Mango Africano

Mango Africano es un producto hecho a base de fruta que aumenta la capacidad del cuerpo para quemar las grasas. El Mango Africano disminuye la glucosa en sangre.

Para las personas que tengan problemas de grasa localizada en el abdomen (la curva de la felicidad), el mango africano puede serles de enorme ayuda. Mango Africano además, ayuda a controlar el apetito.

En estos tiempos hay que tener en cuenta que las personas que tienen sobrepeso u obesidad, generan una resistencia a la leptina y la hormona leptina controla el almacenamiento de grasa en la zona abdominal.

El mango africano produce una reducción de la resistencia a la leptina, cortando el círculo vicioso que se forma, a saber: que a medida que se acumula grasa en el abdomen, la capacidad del cuerpo para eliminarla se hace casi imposible, con lo cual se acumula más grasa y eso hace que haya aún más resistencia a la leptina.

Con la ingesta de complementos de mango africano, es mucho más fácil quemar grasa del abdomen. El Mango Africano es un excelente supresor del apetito de la grasa saturada en el organismo.

Mango Africano es un producto que aumenta el metabolismo de los hidratos de carbono que se almacenan como en forma de grasa. El mango africano, contiene también adipesina, una hormona que sólo la sintetiza el tejido graso.

En todos los estudios clínicos que se le han realizado al Mango Africano, se han demostrado que el Mango Africano sirve para quemar la grasa del cuerpo por medio de la alza del metabolismo.

Estudios de laboratorio indican que el extracto de la semilla del Mango Africano podría tener la capacidad de inhibir la producción de grasa mediante determinados efectos sobre ciertos genes y enzimas que regulan el metabolismo.

Mango Africano es un popular producto para la quema de grasas que además, disminuye la concentración en sangre de azúcar y de colesterol LDL (el llamado “colesterol malo”).

Los resultados mencionados en un estudio en cuanto a reducción de peso se lograron, aparentemente, sin efectos secundarios, ya que los que fueron descritos por los participantes que adelgazaron no diferían sustancialmente de los descritos por los que tomaron el placebo.